Otoño.

Existe una sombra,

que acuna y acaricia,

que mece y consuela,

que nutre y descansa,

que da cobijo y certeza.

 

Existe un anhelo,

de esperanza y miedo,

de cicatrices y heridas,

de pasado y obsesión,

de fuerza y vida.

 

Existe un ritmo,

que torna,

lento

que arraiga,

íntimo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s