Oz.

Llegaste para ser el espejo. Me vi en ti y no me gusté. Había incoherencia y miedo, soledad y espacios estancos.   No rompiste la bolsa que nos unía. No quisiste hacerlo. Pusiste todo de tu parte para no nacer, aunque te hervían las ganas de vivir.   Tú no querías ser yo. Viniste a … Sigue leyendo Oz.