La postal.

Por fin has llegado a casa, a tu hogar, has tardado catorce días y vienes en un pésimo estado, pero ya estás aquí. Te hemos recibido con sorpresa y alegría, aunque al ver las dobleces y las arrugas intuimos lo mucho que has sufrido. Me has emocionado. Yo también llegué, una vez, a casa llena … Sigue leyendo La postal.