Pensamientos en voz alta

No sé si este blog ya ha cumplido su misión.

Nació de la necesidad de desahogarme y lo ha cumplido con creces. Me ha servido para decir muchísimas cosas y canalizarlas, de manera, que todas me han ayudado en el proyecto que tenía en mente.

La semana pasada nació mi cuento y escribir aquí me ha ayudado mucho. No sólo porque ha ayudado a dar forma a lo que pienso y quiero, sino porque me ha reencontrado con una persona que siempre ha formado parte de mi vida y sin la que el resultado nunca hubiese sido el mismo.

Estos días siento que lo que quiero decir es demasiado personal para el blog.

Ya no tengo necesidad de desahogo, sí de continuar escribiendo, pero a un nivel más íntimo, sin tapujos, con la libertad de no pensar lo que escribo y sin obligaciones.

Creo que el mensaje que quería dar está claro y para ser coherente con el contenido temo repetirme demasiado.

Para seguir trabajando en mi proyecto necesito llegar a lo más hondo de mis pensamientos pero hacerlo aquí me supone una exposición que no me compensa.

Como conclusión no dejo el blog, para mi es una fuente de alegría, pero sí dejo la obligación de mantenerlo vivo. Seremos como dos grandes amigas, estará aquí cuando quiera escribir sin reprocharme la ausencia y yo estaré agradecida del que lo quiera leer.

Mil agracias a todos los que me seguís.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s