La mujer de las flores

Los sábados me gusta ir al mercado y comprar flores. Al volver mi hija ha asegurado:

“Siempre compras flores”

Pues la verdad es que no.

Las flores son la insignia del cambio.

En el puesto de las flores siempre encuentro, abuelas creyentes que las llevan al cementerio y a algún señor detallista.

El pagés dice que tenerlas en casa  alegra el alma. Es un gran argumento comercial. Pero lo mejor es que es verdad.

Cuando empecé a quitarme capas de encima cambiaron muchas cosas, desde las paredes de mi casa a la cesta de la compra.

Ir al mercado, es un gesto que consolida muchas de mis decisiones, comer sano, elegir alimentos de la tierra, si son de aquí mejor, para evitar contaminación, dar soporte al pequeño comercio, reducir el consumo de envases, disfrutar de lo cotidiano y como broche final regalarme flores.

Las flores simbolizan el cambio, que me gusta mi hogar, rodearme de cosas bonitas, que doy prioridad a las cosas verdaderamente importantes, que suelen ser tan efímeras como ellas y me reafirman como una mujer independiente.

Verlas toda la semana, como dice el pagés, me alegran el alma. Y me recuerdan que tengo la capacidad de elegir qué es lo que me gusta y conseguirlo.

Feliz fin de semana.

 

 

Un comentario sobre “La mujer de las flores

  1. Utilizar las flores para explicar el cambio y las renovaciones personales es un magnífico ejemplo. No dejes de disfrutarlas, independientemente del estado de ánimo del momento. Y no dejes de deleitarnos con tus reflexiones! Feliz finde también para tí, Jara. 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s