El café de Agosto

Quien dice café, dice vaso de agua fría, granizado, gazpacho… ¡¡Que calor!!

Me siento en un momento extraño, de descompresión. Una vez cerrado el primer semestre del año, mi día a día cambia radicalmente. Mi trabajo condiciona muchos aspectos de mi vida. Y me gusta, lo elegí así.

Julio consiguió su objetivo. Me hizo parar, descansar, replantearme el año y volver a trabajar desde otra perspectiva y con otros objetivos, pero por poco tiempo, porque vuelvo a estar de vacaciones.

Los meses de verano son especiales, los días son larguísimos, da la sensación de que el mundo entero está de vacaciones y las rutinas y los horarios se flexibilizan al máximo.

Son los meses en los que casi no tienes energía, con este calor es imposible, pero que te recargan al máximo de ella.

Es el momento de remolonear con Babau, de saltarnos las normas y de disfrutar de lo cotidiano sin las prisas del invierno. Son los días de estar los tres juntos.

Y en mi plan personal de este año, julio ha sido el momento de retomar los cursos on line de temas que me interesan, como la fotografía. De leer y leer. Y de intentar, cada vez con más éxito, adquirir hábitos saludables.

Os deseo que hagáis “verano” estos días y seáis felices.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s