Mi mundo amarillo

Me apasiona leer a Albert Espinosa. Tiene una experiencia vital tan brutal, que lo que dice y cómo lo dice no te deja indiferente. Consigue conectarte con tu yo más íntimo y que percibas la magnitud de la VIDA. Tuve la gran suerte de no leer sus libros en orden cronológico, así empecé con sus novelas y por último leí su libro “El mundo amarillo”.  En este libro cuenta cómo es el mundo amarillo y los descubrimientos para conseguirlo.  Para miles de personas es una Biblia, un libro de cabecera, un texto que les ha ayudado en los momentos más difíciles de su vida.

Para mí es inspirador, como todo lo que escribe. Cuando lo leo, siento sus ganas de vivir contagiando a las mías.

Este libro lo leí antes del verano y hay un concepto que me persigue “los amarillos”. Es algo que se ha quedado dando vueltas en mi cabeza y que cuando menos me lo espero me asalta en plan “un amarillo”. Me ha llevado incluso a hacer una lista de mis amarillos. Seguro que he deformado un poco su definición original, pero en mi lista figuran aquellas personas que han contribuido a dar forma a mi personalidad, que han sido un punto de inflexión, un click, la palabra en el momento clave, la luz en la oscuridad. No tienen por qué ser amigos, ni conocidos, ni siquiera tienen que haber compartido mucho tiempo en tu vida, pero su paso no te ha dejado indiferente. Su marca perdura.

Es sorprendente el calado de un amarillo en tu vida.

Pero hay personas que son amarillas en su totalidad, no sólo un momento en la vida de alguien. Y que además, trabajan cambiando el color del mundo que les rodea. Hay una en concreto, que tengo la suerte de tener de profesor, estuvo conmigo en una formación de inteligencia emocional, sembrando conceptos, de los que, cuatro meses después, aún recojo frutos. Uno de ellos, un maravilloso ejercicio, que me llegó en forma de carta esta semana. La guardaré como un tesoro, junto con el concepto de asertividad. Es un privilegio conocer gente que trabaja para cambiar la forma de comunicarnos y en definitiva hacernos más sanos y felices.

Os deseo un mundo amarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s