Always on my mind

Desde que decidí mirar hacia dentro el camino no siempre ha sido fácil o claro. Parece que estoy en una cueva con muchos laberintos y que a medida que avanza aumenta su profundidad.

Cuando evolucionas haces un trabajo de toma de conciencia y de superación.Hay un momento, en el que acabas con la parte en la que te has centrado y antes de cambiar de nivel, de seguir profundizado, te sientes bien, has ampliado tu zona de confort, has mejorado tu yo, estás fuerte y cómodo.

Pero no te detienes, el camino sigue, deseas conocer más, adentrarte más y continuar con este proyecto que te has planteado. Entonces todo se desdibuja nuevamente, vuelves a entrar en un lugar donde no tienes nada claro, te sientes triste o insegura o culpable. Parece que vas para atrás pero en realidad estás en un lugar nuevo. Cuanto más profundo es más oscuro. La emoción a trabajar está difusa y te cuesta más enfrentarte a ella.

A principio de año me marqué tres propósitos. No los eliges abiertamente, existe una manera de buscarlos en que te encuentran ellos a ti. Así es más real, porque para empezar tienes que saber a qué se refieren en tu caso. Uno fue Síntesis, lo entendí claramente porque era continuar y reforzar algo que de forma natural ya había comenzado el año pasado. Mi objetivo es la síntesis de pensamiento, de discurso, de materiales que me rodean y de alimentos que ingiero. Otro fue la Espontaneidad, me sorprendió muchísimo  porque me di cuenta de que la he perdido. Por la seriedad del trabajo, el peso de las obligaciones, por la forma de relacionarme con los demás. Cada vez le dejo menos espacio. Y el primero fue la Fe, he tardado tres meses en entenderlo. Al principio creía que se trataba de buscar algo en lo que creer y así era pero el “algo” es yo misma.

Hace un tiempo me planteé por varios motivos un cambio de alimentación.

Después de demorarlo mucho tiempo decidí comenzarlo en diciembre. Y aquí es dónde quería llegar desde el principio. Llevando a cabo este cambio he sido consciente de mi falta de Fe, en mi misma. Y lo que es más perjudicial, de la cantidad de mensajes destructivos que genero.

Hay una parte de mi cerebro que pasa el 100% de su tiempo diciendo me todo lo que no voy a lograr, lo que no puedo hacer y deformándome la realidad. Ha llegado a tal punto que ha conseguido un fracaso momentáneo de mi cambio de alimentación.

Pero ahora que me he centrado veo claramente cómo afrontarlo. La voy a dar la mano a esta mala amiga interior y la voy invitar a partir. Ya no tiene sitio en mi vida.

Este post no es más que una carta de despedida a los pensamientos destructivos. Acompañada de un claro compromiso personal de cuidarme por dentro y por fuera. De dejar de comer para empezar a alimentarme. Desde el cariño, la comprensión y la paciencia.

2 comentarios sobre “Always on my mind

  1. Precioso post y muy interesante, muy completo. Me encanta tu párrafo sobre los 3 propósitos. La espontaneidad es muy importante, a mi me falta un poco. Y sí, muy importante el cuidar la alimentación. Es vital. ¡Qué te vaya bien en tu camino! Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s