Menorca

El primer post del legado a mi hija hablaba del lugar que me cura el alma y su importancia en mi vida.

Y luego está Menorca.

Sin darme cuenta, poco a poco se me ha ido metiendo en vena. Hasta tal punto que me siento de aquí. Sé que físicamente no nací aquí y que no hay ningún lazo de sangre que me ate a este lugar, pero mi alma se siente en casa.

Da igual el motivo, si estoy sola, si dejo todo lo que verdaderamente me importa para venir.

Al pisar la isla me siento en casa.

Es algo que va mucho más allá de mi estado anímico, del momento que esté viviendo, de cómo me encuentre.

Cuando llego respiro.

Menorca tiene la cualidad de no dejar indiferente, la amas o la odias. Dicen que su subsuelo de cuarzo desprende una energía tan potente que te atrae o te repele.

Es hermosa y natural, permanece limpia de artificios.

Es orgullosa y se mantiene firme en sus convicciones.

Amanece la primera de este país pero continua el día a su ritmo.

Tiene una historia apasionante. Es estratégica y prehistórica.

Es reserva de la Biosfera.

A mi me ha enamorado.

 

 

 

Un comentario sobre “Menorca

  1. Es muy bonito lo que has escrito. Es un placer leerte. Como siempre, despacio, saboreando. Madrid ha sido mi lugar de acogida, la ciudad que he aprendido a amar, donde he echado mis raíces y donde están ahora mis puntos de apoyo y referencia. Y luego la Sierra de Madrid, mi refugio. Donde me libero, donde comparto, donde respiro, donde me recargo de energía… Disfruta. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s